Deja que el mundo te cambie, y podrás cambiar el mundo.

English version

Pocos sabíamos, quizá debido a toda esa mitología popular alrededor del Che Guevara, que en realidad Ernesto Guevara de la Serna había nacido en Argentina, y que antes de involucrarse en el régimen castrista, había realizado numerosos viajes por el continente sudamericano en busca de una idea, un sentimiento de no-nacionalidad. Es el propio Guevara quien, en sus Notas de viaje, documento original sobre el que se levanta Diarios de Motocicleta, descubre en su periplo la identidad única del pueblo sudamericano, que salta sobre las fronteras, es ciega ante ellas. Por eso los viajes de Ernesto Guevara, médico, escritor, filósofo, tienen una profundidad que escapa a la estética: son viajes de descubrimiento, en primer lugar, de uno mismo. “Yo ya no soy yo”, dice, al despedirse de Alberto Granado en Caracas, intentando ilustrar todo ese devenir interno inexplicable que le ha transformado después de 9 meses de travesía.

Lo que parece comenzar como una aventura sobre la Poderosa, una moto trillada pero capaz de recorrer las escarpadas laderas de los Andes chilenos, se va transformando en el viaje vital de Guevara y Granado a través de la intrahistoria de Sudamérica. De hecho, es el punto de inflexión entre aventura y descubrimiento, el lento discurrir de lo uno a lo otro la pérdida final de la motocicleta que les arrastró más de 7.000km a lo largo y ancho de Argentina y Chile. Cuando pierden a la Poderosa, y se ven obligados a continuar a pie a través del desierto de Atacama es cuando de verdad se ven inmersos en las trayectorias individuales de aquellos con los que se cruzan. En términos muy unamunianos, descubren la intrahistoria real de América Latina, que procede directamente de la vida de las gentes que la habitan, de su lengua, sus tradiciones cotidianas, lo ancestral que pervive todavía en ellas. De esta manera el relato se va convirtiendo en algo más que la historia de los dos amigos a través del continente, y deja lugar también a las otras vidas olvidadas.

El viaje es la excusa perfecta para perderse en el mundo de antaño, de grandes civilizaciones perdidas, el mundo del sur.

Anuncios
Categorías: Artículos de viajes, On the Road - Cine & Literatura | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: