Vivir Couchsurfing: una noche con Shore en Braga

Cuando viajamos, creo que una de las cosas más importantes no es visitar los principales monumentos, ni los museos, ni los restaurantes que todos recomiendan. Cuando viajamos necesitamos de las personas que habitan los lugares para atraparlos realmente y sentirnos como si estuviéramos en casa. Así es como nos hizo sentir Shore (o Filipe Costa, si lo preferís, de un modo más formal) cuando Adriana y yo nos quedamos en su casa.

Y qué decir. Una experiencia que comenzó por casualidad, porque conectamos con él a través de la página de alojamiento global y solidario Couchsurfing a última hora (nunca confiéis en los trenes portugueses) se convirtió en uno de los mejores días que pasé en el país luso cuando fui en Semana Santa. ¿Y por qué?

Cuando alguien es buen anfitrión, creo que hay que reconocerlo. Desde el primer momento Shore nos dio “las llaves de su Reino”, y todo ello con una única condición: que al marcharnos, teníamos que decorar la pared de su cocina, donde muchos otros viajeros como nosotras habían dejado ya su huella.

Mientras cocinábamos, leímos todo aquello que le habían escrito antes y de los comentarios manaba una verdadera compenetración con Shore. Nostras también queríamos vivirlo. Y le dejamos que nos preguntase y nos introdujera en su rutina poco a poco, primero con una magnífica comida, el primer y más delicioso Bacalhau a Bras que he probado nunca, con ese sabor salado que solo da el verdadero océano, acompañado de una bebida regional que ahora está en el Top 10 de nuestras favoritas, la Amendôa Amarga con zumo de limón, un licor con un cierto  sabor al Amaretto más italiano que nos hizo chuparnos los dedos.

El pacto era que si me gustaba, me daría la receta! Y la tengo 🙂 casera casera! 

 de garito en garito por Braga ( love Super C/Bock)

Creo que Shore era una de esas personas que merece la pena conocer. No sé por qué, siempre me pasa, simplemente son personalidades que causan reacción en mí porque entrañan un misterio que no deja descubrirse. Y cuando nos llevó a ver uno de los santuarios sobre las colinas de Braga durante la noche, desde donde se veía la ciudad entera inmersa en un resplandor dorado no pude evitar pensar que todo lo que nos ofreció Shore aquel día, en las profundidades de un Portugal antiguo que ha escapado del tiempo, era mucho más que lo que nos damos entre amigos día tras día, porque nos descubrió un secreto entre la ciudad y él que no creo que le cuente a cualquiera. Nos mostró Braga desde el cielo, y ahora yo le recompenso subiéndole al pódium de mis experiencias couch.

En todo caso, la experiencia con Shore fue inigualable, y me anima mucho a continuar buscando personas por ahí que me descubran, si no con un mirador alucinante con cualquier otra cosa, los secretos del mundo.

Y para recordar:

–        La cara de Adriana y mía cuando subíamos al santuario, y Shore nos contaba de qué versan sus canciones pero no nos quería decir  dónde íbamos (¿no lo he mencionado? Shore es el vocalista de un grupo de heavy metal llamado The Ransack. ¡Descubridlo!)

–        La hamaca en la terraza, todo un lujo asiático colgado de un noveno piso.

–        Los paseos por Braga, de noche, en busca de algún bar que quede abierto y donde suene buen rock (solo me viene a la mente escuchar bastantes veces The Lost Art of Keeping a Secret, de Queens of the Stone Age).

–        Y los ya mencionados: el bacalhau, el mirador, la amendôa amarga. Y que directamente, cuando entro en un bar, me pongan una de mis canciones favoritas: Feeling Good, de Muse.

¡Espero que volvamos a vernos! Y si no, ¡siempre quedará la foto couch, un básico de todo viaje que se precie!

 Como él ya se había ido a escalar…le dibujamos!

Algunas fotos de nuestra visita a Braga…

El famoso Santuario sobre la montaña

Typical Portuguese 

Una de las fuentes de Braga. La ciudad estaba llena de procesiones y símbolos religiosos en el Domingo de Ramos.

Muy mala calidad pero muy buenos recuerdos. Braga al fondo. 

Un espectáculo de Capoeira digno de ver. Estuvimos pasmadas una hora mirando sin parar 

Un altar al hedonismo en un noveno piso 

Próximo destino: Vietnam, Filipinas e Indonesia. Si alguien quiere compartir una tarde, un café o un sofá por esos lares…yo encantada!

Y si te ha gustado, compártelo, suscríbete, dale al Me Gusta…Esas cosas de Internet 🙂

M.

Anuncios
Categorías: Reflexiones viajeras | Etiquetas: , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Vivir Couchsurfing: una noche con Shore en Braga

  1. Pingback: Viajar a Chile » Blog Archive » Compañeros de ruta (CXXIX)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: